martes, 16 de noviembre de 2010

Estilos Artísticos de la Nueva España: el paso del Barroco al Neoclásico

Entre los siglos XVI y XVII, la Nueva España vivió una gran serie de cambios artísticos, pasando desde el recargado estilo Barroco hasta el limpio Neoclásico. Para ello, se describen a continuación las características principales de cada movimiento, desde el Manierismo (precursor del Barroco) hasta el Neoclásico.

Manierismo 
El manierismo es el movimiento artístico, filosófico y cultural que es el puente del Renacimiento al Barroco. Surge en el año de 1520 y perdura hasta el 1610, teniendo un gran auge en Europa y algunas colonias de manera tardía. Se caracteriza por ser un derroche imaginativo y extravagancia extrema, comparado con las figuras clásicas del Renacimiento. Se da una liberación artística exagerada y en sus creaciones se pueden observar figuras asimétricas, fantasiosas, mitológicas, ornamentadas y curvas. Los artistas de esta época se basan en las ideas del movimiento anterior, pero las exageran para expresar la crisis política y religiosa de la época. Principalmente, como ya se ha dicho, se rompe el equilibrio en las composiciones, el cual pasa a ser austero y descolorido. Empiezan a utilizarse adornos inservibles, que sólamente alteraban el equilibrio de la obra sin tener una mayor función. 





 Barroco

El movimiento barroco se genera el el siglo XVII en Roma y se extiende por toda la Europa absolutista hasta mediados del siglo XVIII. Su principal característica es el uso de composiciones basadas en líneas curvas y elipses llenas de figuras y adornos que se interceptan, procurando no dejar un solo espacio en blanco. Son creaciones artísticas muy exageradas, que usan representaciones para exaltar el poder de la Iglesia y sus administrativos. Todos estos adornos, tocados y motivos se usaban con el fin de exaltar cierto aspecto, en este caso el de las riquezas de las potencias.  Además de mostrar el ya mencionado horror al vacío y al blanco, el Barroco está estrechamente ligado a la Iglesia e invita a las personas al catolicismo, mostrando su poder y riquezas. Esto se da por los estragos sufridos por la Reforma Protestante. 
 





Churrigueresco

Es un subgénero del Barroco que se da en la Nueva España en el siglo XVIII. Proviene de la familia Chorrigera, la cual era una familia de arquitectos que se caracterizaba por su recargadísima decoración, sobre todo de retablos y exteriores de templos católicos. En el estilo churrigueresco se muestra la sobrecarga de adornos y se complementa con la profusión de curvas retorcidas, lo que les da movimiento y gran perspectiva a sus obras. 
 Neoclásico

El Neoclásico es un movimiento artístico, cultural y social del siglo XVIII , opuesto al Barroco y que busca la paz, armonía y equilibrio en sus creaciones. Se basa sobre todo en las ideas de la Ilustración, que promueven el uso de la razón y la educación. En sus obras muestra una belleza fría y poco ornamentada, pretendiendo regresar a los antiguos clásicos como froma de belleza. Este uso de adornos equilibrados, se conjuga con la ideología de siempre la utilidad de los mismos, lo que modificó muchísimo las creaciones artísticas. Pretende regresar a las culturas griega y latina como base de la educación, apoyándose en sus figuras mitológicas y la naturaleza.  Su arquitectura es muy simple y su escultura basada en las figuras de mármol sencillas de los griegos. El pincipal exponente de este movimiento en Nueva España es Manuel Tolsá, quien diseñó el Palacio de Minería y culminó la construcción de la Catedral Metropolitana. 


Abel Cruz Camacho





 

1 comentario: