viernes, 14 de enero de 2011

Introducción a las Intervenciones a México del siglo XIX

Invasión de Barradas (1828-1829)

Es el último intento de reconquista por parte de España a la Nueva España, llevado a cabo por el capitán Isidro Barradas bajo las órdenes de Fernando VII una vez restituído en España tras la Invasión Francesa de 1808. Durante esta época se vive un gran caos político en México, sin embargo el presidente Anastasio Bustamante manda al general Antonio López de Santa Anna a luchar en contra de Barradas y gana importantes batallas en Tamaulipas y Veracruz. Finalmente, y diezmadas las tropas españolas por la fiebre amarilla, se firman en 1829 los tratados de paz y España reconoce oficialmente la Independencia de México. Esto le da un gran impulso a la identidad nacional del joven México, pero sigue la inestabilidad entre conservadores y liberales.



Primera Intervención Francesa (1838-1839) "Guerra de los Pasteles"

Al adquirir México la Independencia de España, varios países, entre ellos Francia, buscaron pretextos para invadir el territorio nacional y así, escudado bajo las réplicas de un pastelero insatisfecho por las revueltas sociales fuera de su local, el representante de Francia en México, Antoine Deffaudis, declaró un bloqueo comercial hasta que el gobierno mexicano pagara $600,000 a Francia por los destrozos en la pastelería. Entonces Francia bombardeó el Puerto de Veracruz y la tensión entre ambos países crecio, por lo que el presidente Anastasio Bustamante tuvo que pagar el dinero requerido para que las tropas de Charles Baudin detuvieran su invasión al país y así acabara la guerra. Entre las consecuencias se encuentran las posteriores intervenciones de Estados Unidos y Francia y la pérdida del dinero solicitado por Francia.






Intervención Norteamericana (1846-1848)

Poco después de la Independencia de Texas, Estados Unidos se vio muy interesado en adueñarse de los territorios del norte de México, que tenían poco arraigo al país y pocas vías de comunicación estable. Por tanto, bajo sus deseos expansionistas, el presidente James Polk declaró la guerra a México en 1846, mandando a altos comandantes estadounidenses como el general Taylor a iniciar campañas en el Norte, Noroeste y Centro de México. Las batallas fueron muchas y durante la Campaña del Centro el presidente Antonio López de Santa Anna mandó al ejército a librar históricas batallas como la del Molino del Rey y la del Castillo de Chapultepec, donde murieron 6 jóvenes estudiantes, conocidos como los Niños Héroes. Además, el general Anaya libró importantes batallas, pero la derrota fue inminente. Se tomó el Palacio Nacional y México tuvo que firmar los Tratados de Guadalupe-Hidalgo para vender en 15 millones de pesos a los territorios de Santa Fe, Arizona, California, Nevada y Nuevo México a Estados Unidos, con tal de que se retirasen las tropas extranjeras.

Segunda Intervención Francesa (1862-1867) 

Ésta fue la última intervención que sufrió México en el siglo XIX. Apoyados por el partido conservador (que prefería que llegara un gobernante extranjero a gobernar el país), los franceses fueron impulsados a enviar más tropas a México, que llegaron al país en 1862 y se internaron en el territorio.  El 5 de mayo de 1862 se llevó a cabo la Batalla de Puebla, una de las primeras victorias rotundas del ejército mexicano sobre el francés, bajo el mandato de Ignacio Zaragoza. En 1863 se retiraron los franceses, pero los conservadores imploraron que viniera un gobernante francés y en 1864 llega al país Maximilano de Habsburgo a México con su esposa Carlota como el segundo emperador del país. Así, librándose nuevas guerras, Benito Juárez combatió este imperio y resultó victorioso. Maximiliano y sus generales Mejía y Miramón fueron fusilados en 1867, dando fin a la última intervención de este siglo.





Abel Cruz Camacho
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario